El consumo de ácido fólico sigue siendo bajo entre las embarazadas

El ser una recomendación en lugar de una obligación es uno de los motivos por los que el consumo de ácido fólico durante el embarazo todavía no está extendido entre las embarazadas o aquellas mujeres que planifican tener un hijo. El ácido fólico es un tipo de vitamina B necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina. La carencia de esta vitamina en las mujeres embarazadas está relacionada con la aparición de defectos de nacimiento en el cerebro -anencefalia, lo que quiere decir que el feto tiene una ausencia total o parcial del cerebro-, la columna vertebral y la médula espinal -espina bífida, cierre incompleto del tubo neuronal-.

Aunque los médicos recetan el ácido fólico cuando tienen conocimiento de que la paciente desea quedarse embarazada, el problema se encuentra en aquellos embarazos inesperados, más teniendo en cuenta que hasta el primer retraso de la menstruación no surge la preocupación. Al respecto, los especialistas recomiendan tomar este suplemento entre uno y tres meses antes del embarazo y durante el primer trimeste, aunque es verdad que los médicos cada vez son más partidarios de recomendar su ingesta durante todo el embarazo.

Junto con la falta de planificación del embarazo, en otros casos se ha detectado que las pacientes no asimilan bien el ácido fólico porque su cuerpo no lo absorbe, pero esto se produce en pocos casos.

En los casos de anencefalia, la gestación se suele interrumpir entre las semanas 12 y 20; mientras que en aquellos casos en los que la médula espinal ha resultado afectada, el bebé puede sufrir problemas relacionados con las dificultades para andar, problemas relacionados con la micción o algún retraso mental. Trastornos que determinarán el desarrollo del menor, de ahí la importancia de la planificación del embarazo.

Alimentos ricos en ácido fólico

Mantener una buena alimentación es fundamental para garantizar la salud. Por eso, otra manera de ingerir esta vitamina es a través de los alimentos. Al respecto, con ricos en ácido fólico los vegetales de hoja verde, como son la lechuga romana, las espinacas, las acelgas, principalmente; los espárragos, la brócoli, las lentejas, los garbanzos, los frijoles, la naranja, el plátano, las fresas, la papaya, los cereales como el maíz y panes integrales.

De esta manera, ante un embarazo inesperado y ante la falta del suplemento artificial, se cuenta con el aporte de ácido fólico proporcionado por estos alimentos.

Foto: Pixabay

Esmeralda Gomez

Esmeralda Gomez

Comunicación at Signo editores
Periodista todoterreno, especializada en temas de educación e infancia.
Esmeralda Gomez

Latest posts by Esmeralda Gomez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search