Baby 921293 1920

Los niños y los cordones de las persianas

Cada año, 100 niños menores de 14 años de edad sufren lesiones relacionadas con cordones de persianas y cortinas con la gravedad suficiente como para acudir a urgencias, según el registro de lesiones de la Unión Europea (European Injury Database).

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos los considera uno de los cinco elementos domésticos más peligrosos. Aproximadamente cada mes muere un niño de entre 7 meses y 10 años de edad en Estados Unidos por estrangulamiento con los cordones de persianas y cortinas, lo que ha llevado a retirar más de 5 millones de persianas o cortinas, por razones de seguridad, como recuerdan desde la Asociación Española de Pediatría (Aep).

Los cordones de las persianas y de las cortinas propician un alto riesgo de estrangulamiento, ya que cuando el niño tira de la cuerda interior se puede formar una vuelta en el cordón donde el niño queda atrapado. Algunos fallecimientos se han producido porque la cuna o el corralito estaba cerca de una ventana y la cuerda era accesible para el niño, y otras veces, el niño se sube a algún sitio hasta llegar a alcanzar el cordón, que se puede enroscar al cuello y provocarle el estrangulamiento, si se cae quedando colgado.

Al respecto, los padres tienen que considerar si es realmente necesario poner cortinas o persianas, y en caso de que lo sea, cómprarlas sin cordones, o no comprar cordones con bucle. Los pediatras insisten en que hay que deshacerse de las persianas y cortinas de casa que funcionen con cordones e instalar otras que no los tengan, especialmente en los dormitorios de los niños.

Asimismo, mantener todos los cordones fuera del alcance de los niños; no colocar la cuna, el corralito, la cama o la trona del niño cerca de una ventana, pues el niño puede trepar para alcanzar los cordones o abrir la ventana. Tampoco se recomienda cortar los cordones, ni siquiera como solución a corto plazo o cortar el cordón por el sitio incorrecto puede hacer que una de las cuerdas sea más larga, lo que aumenta el riesgo de estrangulamiento. Además, puede provocar que se forme un bucle peligroso en una de las cuerdas.

Por último, se recomienda que cualquier solución adoptada al respecto tenga carácter definitivo y que dicha solución consista en retirar completamente los cordones del alcance de los niños.

Fuente de la imagen: Pîxabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search