Vacuna Morguefile

La tosferina y la vacunación durante el embarazo

La tosferina es una infección respiratoria causada por una bacteria de nombre Bordetella pertussis y que está ampliamente distribuida entre la población, afectando a personas de todas las edades, aunque sus efectos más graves son en lactantes pequeños, en los que el microorganismo es responsable de una elevada morbilidad y mortalidad.

A pesar de las altas coberturas de vacunación, en España y en otros países de nuestro entorno se está observando un gran incremento de la carga de la enfermedad, especialmente en bebés de menos de 3 meses, en los que la infección puede causar cuadros clínicos particularmente graves, entre ellos, el síndrome de tosferina maligna.

Incidencia creciente

Como explica el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP), esta enfermedad mantiene en España un patrón epidémico cíclico, si bien desde 2010 se observa “un progresivo aumento de la incidencia, hospitalización y mortalidad”, incremento que es más acusado en los menores de 3 meses y, principalmente, en los bebés de menos de 1 mes, entre los que se registran las tasas de ingreso y mortalidad más elevadas. Según el Centro Nacional de Epidemiología (CNE), durante los primeros nueve meses de este año los casos acumulados en el país casi se han triplicado con respecto a los registrados en el mismo periodo de tiempo de los cinco años anteriores.

En cuanto a la inmunización frente a esta patología, la primera dosis  incluida en los calendarios oficiales de vacunación se administra a los 2 meses de vida, por lo que la protección efectiva frente a la enfermedad no comienza hasta unas semanas después. Además, se ha observado que la mayoría de las mujeres embarazadas no tienen suficientes anticuerpos protectores frente a la tosferina para transmitírselos efectivamente a sus hijos durante la gestación, a través de la placenta, o mediante la lactancia materna, por lo que la protección de los bebés frente a la infección no es suficiente durante los primeros meses de vida.

Una protección segura

Por esta razón, algunos países, entre ellos Estados Unidos y Reino Unido, han puesto en marcha, con resultados muy alentadores, programas de vacunación frente a la tosferina en mujeres embarazadas que estén entre las semanas 27 y 36 de la gestación.

Según numerosos estudios y la experiencia en países de nuestro entorno, la inmunización de las gestantes se muestra actualmente como la estrategia más efectiva para el control de las infecciones graves y el riesgo de muerte en los Embarazolactantes pequeños. Además, los datos reunidos hasta la fecha indican que se trata de una actuación segura para la mujer, para el embarazo y para el recién nacido, incluso tras repetidas vacunaciones.

En España, las sociedades científicas que trabajan en el ámbito de las vacunaciones y la atención a las gestantes plantearon en 2013 la necesidad de incluir esta inmunización durante el embarazo. Dos años después, en junio de 2015, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomendó que las comunidades autónomas pusieran en marcha esta vacunación. Sin embargo, hasta el momento, solo lo han hecho siete: Asturias, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra y País Vasco.

Desabastecimiento mundial

Esta situación se complica por un problema adicional: la escasez mundial de vacunas de tosferina, incluidas las indicadas en la mujer gestante, lo que dificulta enormemente la disponibilidad de estas dosis en las oficinas de farmacia, aunque el CAV-AEP apunta que el suministro de las vacunas necesarias para los programas oficiales de inmunización parece estar garantizado.

Sin embargo, este grave problema de abastecimiento mundial de dosis con el componente tosferina está haciendo imposible adquirir en las farmacias las vacunas del tipo recomendado para las embarazadas (Tdpa), por lo que, en las comunidades autónomas donde no se ha implantado la inmunización sistemática de las gestantes, éstas no tienen acceso a la vacunación, ni siquiera de forma privada, tras la recomendación de obstetras y pediatras.

En este contexto, los expertos y los organismos competentes, como el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) han determinado que debe priorizarse la protección frente a la tosferina en el primer año de edad y en el embarazo, por lo que señalan que la actual escasez de vacunas obliga a buscar alternativas, entre ellas la de realizar “adaptaciones temporales” de los calendarios de inmunización infantiles para adaptar los recursos a estas prioridades.

A este respecto, y siguiendo las recomendaciones emitidas en junio de 2015 por el Ministerio de Sanidad, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría propone “redoblar los esfuerzos para hacer llegar la vacunación frente a la tosferina a todas las embarazadas, concretamente entre las semanas 27 y 36 de la gestación“, para lo cual, dada la disponibilidad limitada de dosis, “se podría valorar adicionalmente posponer la inmunización infantil de los 6 años de forma temporal, mientras se resuelven los actuales problemas de abastecimiento“.

Imágenes: morguefile.com

 

 

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search