Snack 203135 1920

La merienda, indispensable en la alimentación de los niños

¿Sabías que la merienda debe contener el 15 % de las calorías que ingieren los niños en todo el día? Para conseguir una alimentación completa y equilibrada, “que tiene el poder de mantener la salud y prevenir enfermedades”, es fundamental hacer, al menos, cuatro comidas al día, una de ellas la merienda, indispensable en la alimentación infantil.

Así lo recuerda la Asociación Española de Pediatría (AEP) a través de su campaña Únete a la tropa supersana. Descubre tus poderes, desde la que la sociedad científica busca difundir entre los más pequeños la  importancia de tres hábitos para mantener la salud: seguir unas pautas básicas de alimentación, hacer ejercicio de forma habitual y prevenir mediante el cumplimiento de las medidas de higiene y la vacunación.

Dentro de esta acción, los pediatras explican que las calorías que un niño necesita a diario para “recargar energía poco a poco, a lo largo de la jornada” deben estar distribuidas así: el 25% en el desayuno, el 30% en la comida, el 30% en la cena y el 15% restante en la merienda. Ésta debe ser completa, e incluir lácteos variados, pan, cereales, fruta, etc. Además, esta comida debe desarrollarse en un tiempo breve, de 20 o 30 minutos como máximo.

comer_bocadilloEl bocadillo, una inmejorable opción

Para los más pequeños, entre las mejores posibilidades para garantizar una merienda completa destacan “los clásicos bocadillos, ya que el pan es una fuente de hidratos de carbono y gracias a éstos obtenemos energía”. Como aclara la AEP, Es preferible que el pan sea de barra, puesto que el de molde, “aunque es más blandito y fácil de digerir, contiene más grasa”. La cantidad dependerá de la edad del niño, pero “una aproximación es unos 40 gramos si es menor de 14 años y 60 gramos si es mayor de 14 años”.

A partir de ahí, el pan puede rellenarse “con ingredientes sanos que aporten otro tipo de nutrientes y, si se combinan, la merienda será más variada y menos aburrida”. En este sentido, los especialistas indican que los bocadillos de jamón cocido, serrano, pavo o lomo suministran proteínas. Otros, como la mortadela, el chopped, el chorizo o el salchichón, son alternativas de forma esporádica, ya que contienen mucha más grasa.

El queso es una muy buena posibilidad para incluir lácteos en la dieta de los niños, y también incluir vegetales en el bocadillo, como hojitas de lechuga, rodajas finas de tomate o zanahoria rallada, que se pueden acompañar con jamón cocido o serrano.

En cuanto al apetecible bocadillo de chocolate, aunque suele ser muy demandado, debe ser ocasional, por ser muy rico en grasas y azúcares.

La merienda ideal se completa añadiendo a uno de estos bocadillos una pieza de fruta, un yogur o un vaso de leche.

Imágenes: pixabay.com y AEP

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search