Lactancia Materna

La ingesta de leche materna y la disminución de las infecciones respiratorias

Tanto las autoridades sanitarias, metanálisis y ensayos clínicos recomiendan lactancia materna exclusiva los seis primeros meses de vida. Los pediatras recuerdan, desde el Libro Blanco de la Nutrición Infantil, que la leche materna es la alimentación mejor que se puede ofrecer tanto al recién nacido prematuro como a término. La mayoría de las mujeres comienzan alimentando al recién nacido al pecho, y muchas irrumpen por dificultades, no por decisión propia.

En el caso del recién nacido prematuro y de bajo peso, el uso de la leche materna ha demostrado tener propiedades únicas en la promoción de la maduración gastrointestinal y en beneficios inmunológicos y antiinflamatorios, particularmente en el calostro. Los pediatras insisten en que el cerebro humano crece especialmente al final de la gestación y durante los dos primeros años de vida.

Asimismo, la alimentación con leche humana puede disminuir la incidencia de diabetes tipo 1 más tardíamente. De hecho, la corta duración y su ausencia puede ser un factor de riesgo. En este sentido, estos especialistas aseguran que existe una relación entre la ingesta de la leche materna y la disminución de las infecciones del tracto respiratorio. En un estudio observacional se analizó la microbiota de 101 niños alimentados exclusivamente al pecho con 101 que recibieron fórmula exclusivamente a las 6 semanas y a los 6 meses. A las 6 semanas, la composición de la microbiota era diferente entre los dos grupos no así a los seis meses.

Leche humana contra el dolor

Los niños alimentados al pecho presentaban mayor abundancia de bacilos ácido-lácticos Dolosigranulum y Corynebacterium, y menor abundancia de estafilococos y bacterias anaeronicas. Por otra parte, también hay relación entre la alimentación con leche humana y los niveles de colesterol y la presión arterial diastólica en la edad adulta. La evidencia aumenta que la presión sanguínea en la infancia y en la edad del adulto joven está influenciada por circunstancias al comienzo de la vida, alimentación, y se asocia con la salud cardiovascular posterior. La disminución de la presión arterial puede conferir importantes beneficios en la salud cardiovascular a nivel poblacional, sobre todo cuando el uso de fórmula es frecuente.

Se ha utilizado y se debe de utilizar la alimentación al pecho y la leche humana para reducir el dolor asociado a procedimientos. Al respecto, se han identificado 11 estudios en los que se muestra que su uso permite que aumente menos la frecuencia cardiaca y disminuye el tiempo de llanto.  260.000 niños con edad inferior a 15 años resultaron infectados por VIH en 2012. La profilaxis retroviral es eficaz para disminuir la infección en niños alimetados con leche materna.

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search