Embarazada 2

La gripe, una enfermedad de riesgo durante el embarazo

La gripe es una infección respiratoria causada por virus y, por lo general, es de carácter leve, por lo que la recuperación suele ser completa y sin secuelas tras varios días de fiebre, síntomas catarrales y malestar general,  Sin embargo, algunas personas -por su edad, situación, enfermedad o tratamiento- son más propensas a sufrir complicaciones que pueden ser graves en algunos casos.

Es el caso de las embarazadas, ya que, durante la gestación, las mujeres están más expuestas a que la gripe evolucione de forma más grave, causando con mayor frecuencia casos de neumonía. Así lo recuerda la Asociación Española de Pediatría (AEP), que explica que, teniendo en cuenta que esta infección vírica no tiene tratamiento curativo, más allá del disponible para aliviar los síntomas que produce, lo más conveniente es la prevención.

De este modo, y además de lavarse las manos y evitar el contacto con enfermos, la vacunación es la mejor forma para minimizar el riesgo de que las futuras madres sufran complicaciones asociadas a la gripe. Además, la inmunización durante el embarazo no solo protege a la mujer, sino que también proporciona defensas al recién nacido, puesto que su madre le transmitirá durante la gestación los anticuerpos que fabrique tras la administración de la vacuna, y que servirán al bebé como “barrera de protección” contra esta enfermedad respiratoria durante sus primeros meses de vida.

En cualquier momento de la gestación

De igual forma, como es menos probable que la embarazada se vea afectada por el virus durante la temporada gripal también se evitará que, después del parto, la madre sea el origen de un potencial contagio de su hijo.

Ante estas evidencias, la recomendación de que las gestantes se vacunen frente a la gripe es generalizada, está vigente en todo el mundo y es defendida por las autoridades sanitarias españolas y las principales sociedades científicas del país, incluida la Asociación Española de Pediatría.

La vacuna inyectable es segura tanto para la futura madre como para el feto, aunque está contraindicada en personas con alergia grave al huevo. En cuanto a sus posibles efectos adversos, son similares a los de otras inmunizaciones y, por lo general, se reducen a dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección, fiebre y cierto malestar.

La administración de esta dosis -a través de una inyección intramuscular en el brazo- puede producirse en cualquier momento de la gestación, incluido el primer trimestre, una vez que comience la campaña anual de vacunación y puede coincidir con otras inmunizaciones, aunque en este caso los pinchazos deben aplicarse en lugares diferentes.

Imagen: morguefile.com

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search