Dilexia En Menores

La dilexia, un trastorno que pasa desapercibido en las aulas

La dilexia es un trastorno relativamente frecuente en la población española: el 4% de la población lo padece. Aparece ya en la infancia, siendo vital su diagnóstico precoz para conseguir minimizar los efectos. Los profesores y los padres tienen un papel importante en esta detención, el problema reside en que este trastorno suele pasar desapercibido en las aulas.

Según define el pediatra Bruno Nievas la dilexia es un retraso en la lectura. “Aunque su comprensión es buena, el niño tiene dificultad para descodificar las palabras que lee. En general, son lectores lentos”. La manera más eficaz de detectar este trastorno del aprendizaje -no es un trastorno del lenguaje- es leyendo en voz alta. En ese momento, podemos comprobar que el menor lee de manera lenta, cambiando de sitio algunas letras dentro de la palabra, o algunas palabras dentro de una frase. También puede llegar a confundir los sonidos.

En cuanto al origen de la dilexia, todo parece indicar que hay un fuerte carácter hereditario y familiar. Con cierta frecuencia, los padres han podido sufrir este mismo problema de comprensión lectora. Por lo que los padres con antecedentes familiares tienen que estar más pendientes para poderlo detectarlo a tiempo.

El diagnóstico, como comenté anteriormente, tiene que venir de parte de los padres o tutores, ya que el pediatra en una consulta, donde el niño se pone nervioso, no lo puede diagnóstica con precisión. Es el día a día y comprobar que el menor tiene dificultades a la hora de leer con cierta frecuencia, la mejor detección posible. Y, precisamente de esa detención dependerá el éxito del tratamiento, el cual consiste en “educar al niño para adquirir la capacidad lectora, mediante un correcto aprendizaje de la fonética -asociar los sonidos con las palabras-“, detalla el doctor.

Cuanto más pequeño es el niño, el éxito en el tratamiento será mayor porque el menor todavía no ha memorizado las palabras, a diferencia de los mayores, que pueden intentar esconder su déficit usando la memorización: leer asociando las letras con palabras conocidas.

Aunque la dilexia no se cura, un trabajo continuado con el niño -explicándole las cosas en lugar de leer, etc.- contribuye a disminuir en gran medida la dificultad para leer en voz alta. Incluso, hay grandes talentos que han conseguido destacar pese a ser diléxicos, como es el caso de Thomas Edison, John Lennon, Picasso o Albert Einstein.

Uno de los principales problemas es la falta de atención en las escuelas. De hecho, la Ley Orgánica de Educación contempla que la dilexia requiere de una atención educativa específica. Pero, como ocurre con los niños que son superdotados o hiperactivos, la falta de formación hace que los docentes no estén preparados para atender las necesidades específicas que requiere este tipo de alumnos.

El fracaso escolar y las dificultades futuras en el entorno laboral y social son algunas de las consecuencias derivadas de esta dificultad para descodificar las palabras que leen. De ahí la importancia de un diagnóstico temprano.

Fuente: No todo es Pediatría

               Palabras al viento (RTVE)

               Morguefile

 

Esmeralda Gomez

Esmeralda Gomez

Comunicación at Signo editores
Periodista todoterreno, especializada en temas de educación e infancia.
Esmeralda Gomez

Latest posts by Esmeralda Gomez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search