Child 933267 1920

La alergia a los alimentos afecta a un 8% de los niños

La prevalencia de la alergia a los alimentos ha aumentado en las últimas dos décadas y ahora afecta hasta un 8% de los niños y a entre el 3% y el 4% de los adultos en los países industrializados. Tal y como apunta el doctor Escudero desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)  “la mayor parte de alergia a los alimentos se desarrolla durante la primera infancia y su persistencia varía notablemente dependiendo de la comida específica causal. En general, los niños pequeños con alergia a leche, huevo, soja y trigo «superan» su alergia a los alimentos en la primera década de la vida, mientras que los niños alérgicos a los frutos secos, sésamo, pescado y mariscos lo hacen en menor medida”.

Dada la significativa morbilidad y el deterioro de la calidad de vida que supone esta alergia es importante para el clínico diferenciar los pacientes con el fenotipo persistente de una alergia a los alimentos y los que las superan.

“La frecuencia de la alergia a frutos secos ha aumentado en los últimos años, sobre todo en la población infantil. Además, estos alimentos pueden producir reacciones alérgicas potencialmente graves incluso cuando se ingieren en cantidades muy pequeñas como alimento oculto dentro de otros. Es una alergia que, a diferencia de la que producen otros alimentos, suele permanecer toda la vida”, comenta la doctora Paloma Ibáñez, presidenta del Comité de Alergia Infantil de la SEAIC.

Los frutos secos que provocan más alergias

Para conocer las peculiaridades de este tipo de alergia, el Comité de Alergia Infantil de la SEAIC puso en marcha en 2014 el estudio AFRUSEN (Alergia a Frutos Secos en Niños), un proyecto que pretende determinar cuáles son los frutos secos que con más frecuencia producen reacciones alérgicas en niños y adolescentes, la edad de comienzo de la enfermedad, la clínica que pueden producir, su gravedad y el perfil de sensibilización molecular de estos pacientes.

En el estudio han participado activamente 20 alergólogos de diferentes centros de toda España, incluyendo un total de 239 sujetos y reportando 292 casos de alergia a frutos secos. En el análisis preliminar de los resultados destaca que el 42% de los pacientes que presentaron por primera vez alergia a frutos secos tenían menos de cuatro años de edad y que el fruto seco que con más frecuencia produce alergia es la nuez (35%), seguido del cacahuete (29%). Las reacciones producidas por los frutos secos suelen aparecer de forma inmediata (el 60% de ellas sucedieron en los primeros 20 minutos) y además en el 60% de los pacientes la reacción alérgica es de intensidad moderada o grave, por lo que necesitan tratamiento con adrenalina (9% de los pacientes).

“Este estudio está aportando datos interesantes y novedosos sobre la alergia a frutos secos en la población infantil española. La importancia de la alergia a frutos secos radica en la gravedad de los síntomas que produce, el difícil control de su ingesta por estar contenido en múltiples alimentos manufacturados, su debut precoz en los niños, su persistencia y la influencia de la calidad de vida de estos pacientes y sus familiares”, afirma la alergóloga.

Inducir la desensibilización

La inmunoterapia oral es un tratamiento activo que desde hace unos once años se realiza en diversos hospitales españoles. “El objetivo es inducir la desensibilización y finalmente alcanzar la tolerancia a los alimentos, un hecho que mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes y sus familiares”, recalca la doctora Ibáñez.

“Este método ha demostrado en numerosos estudios publicados que es efectivo para los pacientes con alergia a leche de vaca y huevo, permitiéndole incorporar dichos alimentos en la dieta o protegiéndole frente a exposiciones accidentales”, explica el doctor Escudero.

Entre el 10% y el 30% de los pacientes se muestran refractarios al tratamiento y las reacciones adversas impiden alcanzar con éxito la desensibilización. En esta línea, los contenidos de la guía valoran los factores de riesgo de reacción adversa y fracaso de la inmunoterapia y proponen estrategias para mejorar la seguridad de forma que pueda ampliarse la ITO a los pacientes más graves.

Algunas de las recomendaciones, ponen de manifiesto la necesidad de que la terapia sea siempre realizada por personal médico de Alergología o Alergología Pediátrica con experiencia en ITO con alimentos, en una Unidad con función de Hospital de Día para mantener en observación y control a los pacientes, con medicación de rescate y accesibilidad al médico responsable una vez que el paciente llega a casa, entre otras.

Fuente de la imagen: Pixabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search