Shutterstock 248927899

Cómo encajar las actividades extraescolares

A la suma de deberes que traen los niños del colegio hay que sumar el tiempo que dedican a las actividades extraescolares. A simple viste puede verse como espacio de ocio y diversión, pero también tienen que tener un límite y una lógica para que el niño no se vea abrumado con tanta tarea y responsabilidad. Todos los niños necesitan jugar y relacionarse con otros niños más allá del horario escolar o extraescolar.

Son muchos los escolares, que tras sus horas lectivas acuden además al comedor escolar o a un programa de madrugadores para que sus padres puedan conciliar su vida laboral y familiar. Y terminado ese horario, también acuden a clases de karate, inglés o manualidades. En definitiva, llegan a casa y no pueden jugar, o bien porque tienen que ponerse con los deberes del día siguiente o porque están demasiado cansados para ello. Como en todo, el equilibro es lo ideal en este y otros muchos casos, pero más a la hora de tratar el bienestar del pequeño.

Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) recuerdan que los niños pequeños, menores de 6 años, tienen mucha actividad jugando y no precisan demasiada organización. Y en el caso de que sea necesario organizar algún tipo de cuidado fuera de la escuela o en vacaciones no hay que olvidar que tengan tiempo para jugar, y que la supervisión de los cuidadores no se convierta en una planificación continua.

Actividades orientadas a moverse

Asimismo, que las actividades estén orientadas a moverse, interaccionar con otros niños, aprender y no a conseguir resultados y competir. Los pediatras creen que las actividades tienen que ser apropiadas para la edad, “que el niño quiera ir, y que no supongan una sobrecarga en su agenda escolar”.

Por otra parte, que al llegar a casa tengan tiempo para descansar, lo que puede implicar no hacer nada, o “aburrirse”, que puede ser una actividad muy necesaria. Los más mayores pueden disfrutar al realizar otras actividades, cuya elección dependerá de los gustos, la personalidad del niño, y las posibilidades del entorno.

En resumen, desde la AEP insisten en que es conveniente que las actividades sean apropiadas para cada edad, que el niño disfrute en ellas, que no le impidan tener tiempo de descanso y de juego sin organizar, y que no se conviertan en una obligación más del día a día.

Fuente de la imagen: Pixabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search