Frog 1037248 1920

El estreñimiento en la infancia

Una de las preocupaciones de los padres es el problema de estreñimiento de sus hijos pequeños. El estreñimiento no es sólo la disminución de la frecuencia defecatoria sino que el disconfort de la misma, forma parte del problema y se convierte a su vez en motor del mismo. Además, no todos los períodos de la vida y sobre todo en los primeros meses de la misma, el ritmo defecatorio normal es el mismo que en épocas posteriores, como apuntan desde la ‘Guía para Padres: tratamiento del estreñimiento en la infancia’, elaborada por el Dr. Vicente Varea (Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica) y el Dr. Javier Martín (pediatra).

En las páginas de esta guía recuerdan que el control voluntario de esfínteres es un momento importante en el desarrollo evolutivo del niño que sucede entre los dos y los cuatro años de edad. La consecución de este logro se debe tanto al desarrollo madurativo del menor, como a la adquisición de unos hábitos de alimentación e higiene adecuados.

La aparición de pautas regulares de la defecación, alrededor del año del nacimiento, coincide en buena medida con el hecho de que la alimentación infantil se va ajustando a un horario predominantemente diurno, por lo que los  movimientos intestinales nocturnos se vuelven menos frecuentes y aumenta la posibilidad de que el niño permanezca limpio durante la noche.

Las diferentes etapas

Estos especialistas confirman que de forma gradual, el niño, comienza a ser consciente de las sensaciones en el recto que señalan la necesidad de defecar. Además, el empezar a andar supone el desarrollo de la musculatura  de modo que empieza a ser capaz de contraer el esfínter externo y los músculos que necesita para retener las heces y posponer la defecación.

El estreñimiento, se define como el aumento excesivo en la consistencia (dureza) de las deposiciones, acompañado de molestias en la defecación o defecación incompleta. “Habitualmente se acompaña de una disminución en la frecuencia defecatoria. Cuando las heces permanecen por más tiempo en el colon se hacen más secas, se deslizan peor, pudiendo convertir en doloroso el proceso de evacuación; en ocasiones, pueden producir fisuras anales que aumentan el dolor”, describen en estas páginas.

¿Y cómo tratar el estreñimiento en la infancia? En este manual dan una serie de consejos a los padres y familiares. Como por ejemplo, instaurar regularidad y claridad en toda la actitud y comunicación hacia el niño. Ya que evacuar es un hábito, por tanto, la regularidad es clave para conseguir buenos resultados. El mejor momento es después del desayuno. También puede ser aconsejable buscar un tiempo de tranquilidad después de las comidas, para llevarle al baño y sentarle en el inodoro (orinal), donde ha de permanecer sentado entre 7 y 10 minutos.

Es importante hacer hincapié en que el padre que se vaya a ocupar ha de disponer de tiempo (a veces se hace necesario levantarse un poco antes), y ha de dirigirse al niño con tranquilidad, evitando regañarle o meterle prisa. En cuanto a la alimentación, es fundamental para el desarrollo adecuado de los menores, pero cuando existe estreñimiento se convierte en uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta.

La importancia de la alimentación

“Se hace absolutamente necesario enseñar a los niños a comer y apreciar estos alimentos. Para ello los padres deben invitar a los niños a que los prueben. Hay muchas frutas y verduras en el mercado con distintos colores y formas con las que se pueden preparar platos atractivos”, resaltan estos especialistas.

Estos dos expertos consideran que se les puede proponer probar primero alguno de estos alimentos y luego darle otro que le guste más, ponerlos en croquetas, purés o como acompañamiento, para que sea más fácil su consumo. Además, respetar unos horarios de comida adecuados. Evitar que coman otras cosas antes de las comidas, si tienen hambre será más fácil que acepten una fruta. “No sustituir las frutas por los zumos, casi no tienen fibra, que es lo que nos interesa, y además tienen azúcar. Como los niños aprenden viendo a sus modelos, es muy importante que estos alimentos formen parte de la dieta de toda la familia”, añaden.

Fuente de la imagen: Pixabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search