Laugh 536287 1920

Qué hacer cuando se rompe un diente

Durante la infancia, son muchos los niños a los que se les rompe un diente de manera accidental. Es otra forma de dar trabajo al Ratoncito Pérez, pero en ese caso algo más traumática porque se suele producir por un golpe, bien jugando o practicando algún deporte. Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) analizan este tipo de golpe en los dientes y cómo afrontarlo según los casos.

Los pediatras insisten en que hay que mantener la calma, lavar suavemente la boca con agua y observar qué daños se ha producido el pequeño en la boca. Desde la AEP dividen en dos los tipos de lesiones dentales que se pueden producir por un golpe. Por un lado, las fracturas dentales, cuando el diente se ha roto en una pequeña o gran parte, que en casos graves puede afectar también el hueso que soporta el diente. Y por otro, las luxaciones dentales, que se producen cuando el diente no se ha roto pero se mueve o se ha desplazado hacia adentro o hacia afuera; o se ha incrustado en la encía o se haya desprendido parcial o totalmente. En este último caso, como detallan estos especialistas, es lo que se llama avulsión del diente.

Desde la AEP advierten que la situación que más preocupa, de forma inmediata, es la de la avulsión dental (el diente se ha desprendido totalmente de la encía). Y recuerdan que es diferente lo que se tiene que hacer si se trata de un diente de leche o uno definitivo. En dentadura de leche no se debe intentar recolocar el diente pues se puede dañar el germen del diente definitivo que se está formando.

Con una dentadura definitiva

Y si la dentadura es definitiva, si el diente está limpio se recomienda cogerlo por la parte más externa e implantarlo suavemente enseguida en su lugar. Si el diente está sucio o nadie se atreve a reimplantarlo, se tiene que trasladar en suero fisiológico o leche (también puede servir la saliva o el líquido de conservar lentillas), “y mejor con hielos alrededor”, añaden los pediatras. En este sentido, insisten en que no se debe trasladar en seco y tampoco es adecuada el agua. Asimismo, es importante no frotarlo para no eliminar la parte viva, la pulpa, y sobre todo el ligamento periodontal, necesario para la supervivencia del diente.

En este caso, hay que acudir a un dentista o a un centro sanitario lo antes posible, mejor antes de 30 o 60 minutos, porque cuanto antes se realice la reimplantación, más posibilidades hay de que no se malogre el diente. Y si se ha fracturado el diente y tenemos el fragmento roto, los pediatras recomiendan acudir al dentista lo antes posible porque hay muchas posibilidades de que el dentista lo pueda pegar si se lleva en suero fisiológico o leche lo antes posible.

Tras un golpe en un diente también es importante la higiene de la boca muy suave en los días posteriores, con enjuagues frecuentes con suero salino fisiológico si el niño es capaz de hacerlos. Además, dar al niño analgésicos como para cualquier dolor. Hay niños a los que se les habrá indicado tomar antibióticos o aplicar antisépticos en las heridas de la boca. Hay que ofrecerles alimentos de consistencia blanda durante una semana, sin azúcares ni ácidos, animándole a comer utilizando los dientes que no hayan sufrido en el traumatismo.

Fuente de la imagen: Pixabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search