Quemaduras Pixabay

Consejos para prevenir las quemaduras en los niños

La mayoría de las quemaduras se producen en el hogar y, de ellas, más de un 30% ocurren en la cocina. Las lesiones más frecuentes en estos casos están causadas por el derrame de líquidos calientes, principalmente agua, café o aceite; por objetos calientes, como ollas, sartenes y cazos y por superficies candentes, entre ellas, placas vitrocerámicas, hornos y estufas.

El riesgo de sufrir más quemaduras es mayor en los niños, debido a su curiosidad innata y a su desconocimiento del peligro. Por ello, es conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones que recuerda el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:

  • Nunca dejes a un niño pequeño solo en la cocina.
  • No cocines con el niño en brazos, ni lo dejes en el suelo cerca de la cocina.
  • Sobre los fuegos de la cocina, pon siempre las cacerolas y los recipientes con los mangos girados hacia el interior de la placa, evitando que sobresalgan. Además, es preferible usar las placas interiores, las que estén más próximas a la pared.
  • Retira las cacerolas de la placa cuando no necesites usarlas; un niño podría encender la vitrocerámica por descuido.
  • Protege los enchufes de la red eléctrica para evitar que los niños introduzcan en ellos los dedos u objetos pequeños.
  • Desconecta los pequeños electrodomésticos o cualquier aparato eléctrico después de utilizarlo, como la plancha, un calefactor, el secador de pelo, la depiladora, la máquina de afeitar…
  • Instala en casa un detector de humo.
  • Es recomendable tener a mano un extintor.
  • Si cocinas alimentos en el microondas, comprueba bien el tiempo de cocción, sobre todo para los biberones y los recipientes pequeños. Mezcla bien el alimento y pruébalo antes de servir.
  • Si tienes estufas o chimenea, recuerda que aunque esté cerrada con puerta, una estufa o una chimenea encendida siempre está caliente, y es muy atractiva para un niño. Pon siempre delante una barrera para evitar que pueda acercarse al fuego, y no dejes un encendedor o cerillas a su alcance.
  • Las barbacoas pueden provocar quemaduras graves en las manos y en la cara, y los niños son las primeras víctimas, porque están más o menos a la altura del fuego.
  • Impide a los niños jugar alrededor de la barbacoa: pueden sufrir fácilmente una quemadura. Además, una ráfaga brusca de viento puede provocar una gran llama o una brasa puede caer por casualidad, entre otros riesgos. No los dejes acercarse hasta que la barbacoa se haya enfriado por completo.
Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search