Columpio Caídas Morguefile

Consejos para prevenir las caídas

Los niños viven en un mundo diseñado por y para los adultos en el que las caídas son habituales, e incluso forman parte del proceso normal de desarrollo, cuando los pequeños aprenden a caminar, correr, saltar, trepar e interactuar con su entorno. Sin embargo, no por ser frecuentes o normales hay que minimizar sus riesgos, puesto que las caídas son una causa importante de traumatismos y lesiones en la infancia.

Por ello, es necesario extremar la precaución y adoptar, desde el nacimiento  del bebé, una serie de medidas preventivas, tal y como recuerda el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Inicialmente, la cuna es el primer elemento que precisa atención, puesto que el niño pasa muchas horas durmiendo en ella, de modo que es importante revisar su altura, la separación entre los barrotes, la seguridad del colchón o que las pinturas y barnices no sean tóxicos. A partir del año de vida, las habitaciones más peligrosas son, por este orden, la cocina, el cuarto de baño, la sala de estar y los dormitorios.

Algunas recomendaciones para prevenir caídas son las siguientes:

  • Nunca dejes al bebé sin vigilancia en el cambiador o la trona. Los niños comienzan a darse la vuelta desde muy pequeños, por lo que no se les debe dejar solos en ninguna superficie en la que puedan rodar y caerse, como un cambiador, una cama o el sofá.
  • Instala barandillas en las escaleras y utiliza puertas o barreras de seguridad en la parte superior e inferior de las mismas.
  • Coloca cierres de seguridad en las ventanas y no sitúes delante de ellas sillas o muebles bajos a los que el niño pueda encaramarse.
  • Mantén las puertas de las terrazas cerradas.
  • Asegúrate de que están bien anclados a la pared los muebles, las estanterías, los televisores y cualquier otro elemento que pueda caer sobre el menor.
  • En otras viviendas y lugares a los que el niño acuda con frecuencia, como la casa de los abuelos o de otros familiares, asegúrate de que el entorno en ellos es seguro.
  • En los espacios de ocio, como parques, polideportivos o plazas, comprueba que los columpios, juegos, porterías y otros materiales lúdicos están bien sujetos y cumplen con las normas de seguridad existentes. Recuerda que el suelo de los espacios para niños pequeños tiene que ser de materiales blandos.

Como recuerda la Asociación Española de Pediatría, los niños no paran de moverse, explorar, correr y trepar, pero no tienen conciencia del peligro, así que son los adultos los que deben tenerla por ellos.

Si quiere saber más sobre los artículos que pueden ser peligrosos o suponer un riesgo de lesiones para la infancia, puedes consultar esta exhaustiva Guía de seguridad de los productos infantiles.

Imagen: morguefile.com

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search