Potty Training 153278 1280

Consejos para evitar el estreñimiento en el niño

El estreñimiento en el niño comienza cuando disminuye el número de evacuaciones a menos de tres a la semana en mayores de 1 año, por más de seis semanas. Existe una escala, denominada de Bristol, clasifica la consistencia y la forma de deposiciones, que depende del tiempo que pasan  las mismas en el colon. El estreñimiento en niños es un trastorno de alta prevalencia, como apuntan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Esta situación supone entre el 3% y el 5% de todas las visitas en Pediatría y entre el 6% y el 24% de las consultas en Atención Primaria. Hasta un 25% de los casos son derivados a consultas especializadas. Además, el 16% de los padres consideran que sus hijos sufren estreñimiento, como se recoge en una completa Guía del Estreñimiento Funcional en el Niño.

En el 95% de los casos, el estreñimiento tiene causas funcionales y sólo un 5% de los casos tiene causas orgánicas. Para diferenciarlos, hay que prestar atención a la aparición de los siguientes signos de alarma: retardo en la evacuación del meconio; Comienzo neonatal (y persistencia); distensión abdominal persistente; vómitos / anorexia o ampolla rectal vacía al tacto rectal.

Conseguir que el intestino quede vacío

En el tratamiento del estreñimiento, el objetivo inmediato debe ser la desimpactación, es decir, conseguir que el intestino quede vacío o no haya acumulación de heces, que puede llevar entre 3 y 7 días y es un tratamiento que se debe hacer de forma individualizada, como por ejemplo, seguir una dieta pobre o ausente de fibra, así como un aumento de la ingesta de líquidos (agua y zumos de fruta colados).

En estos casos también es importante la modificación de los hábitos higiénicos. Entre ellos, el intento de enseñanza debe retrasarse hasta que el niño haya adquirido un grado adecuado de madurez y desarrollo (no antes de los 24 meses), el control de esfínteres (sensación de ampolla llena y defecación indolora, nunca antes de los dos años), mantener el pañal hasta la mejoría del estreñimiento o sentarse en tazas adecuadas, con los pies apoyados y en postura cómoda, al menos durante 5-10 minutos, 2 o 3 veces al día, preferentemente después de las comidas.

En cuanto a la dieta, hay que añadir la dieta de fibra progresivamente, así como procurar que el contenido total de fibra sea equilibrado, en niños menores de un año con papillas de fruta, verdura y cereales y, para los niños mayores, animando a los padres a incorporar a la dieta de sus hijos alimentos como las frutas, verduras y cereales integrales. Asimismo, asociar suficiente ingesta de líquidos y no utilizar suplementos de fibra en niños menores de 4 años.

Fuente de la imagen: Pixabay

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search