Desayunos En La Infancia

Comer sano no depende de pasar tiempo en la cocina, sino de tener organización

La falta de tiempo no es la excusa para basar nuestros hábitos de alimentación y la de los más pequeños en comida precocinada. La clave no está en el tiempo, sino en la organización. Así lo indica la experta en nutrición Magda Carlas, a quien hemos tenido la oportunidad de entrevistar con motivo de la presentación de la nueva gama de zumos de Zumosol (la doctora colabora con Zumosol como experta nutricionista, ofreciendo sus consejos sobre hábitos de vida saludable, potenciando la recuperación de la dieta mediterránea y transmitiendo la importancia de incluir frutas y verduras en nuestro menú).

Magda Carlas comer sano

Comer sano es una frase que se repite con frecuencia, sobre todo, a comienzos del año de cara a los propósitos por cumplir, pero al final pueden más las prisas del día a día, optando por la comida rápida… ¿Están notando los nutricionistas está creciente tendencia?

Sí, sin duda el tiempo es un factor importantísimo. El tiempo marca como compramos, la planificación de los menús, la forma de cocinar, incluso la forma de comer. Es una pena no dar a la alimentación la importancia que realmente tiene. Invertir tiempo en la dieta es en el fondo invertir en salud.

¿Es posible comer sano teniendo poco tiempo?

Rotundamente sí. A fin de cuentas lo importante es comprar alimentos de calidad y cumplir más o menos con las premisas de una dieta equilibrada. Para comer bien no hace falta pasar mucho tiempo en la cocina ni hacer grandes menús. Solo hace falta ser un poco organizado y tener unos cuantos conceptos claros.

¿Cómo comemos en España? ¿En nuestros platos predomina la dieta mediterránea o llevamos al pie de la letra el refrán en casa del herrero, cuchillo de palo?

Tenemos buenos ingredientes y en estos momentos la información suficiente para comer aceptablemente bien. Por desgracia los altos índices de sobrepeso, entre otros parámetros, indican que no comemos tan correctamente como a veces se cree. No se puede generalizar pero lo de dieta mediterránea muchas veces es más teoría que práctica…..Ahora bien, hay grandes diferencias según la comunidad autónoma, el nivel socioeconómico, según la edad….

 Ahora está de moda los productos light, ¿qué hay de cierto en toda esta tendencia?

Un producto light es un alimento que en teoría aporta un 30% menos de energía que su homólogo del mercado. Así pues son productos que “engordan” menos. El problema es que a veces se confunde light con acalórico y a menudo se toman cantidades excesivas de este tipo de alimentos. Por otro lado es perfectamente posible comer bien e incluso perder peso sin utilizar alimentos “light”.

 ¿Son buenos los productos light para los niños?

Tienen la ventaja de aportar menos energía pero en general un producto light disminuye su energía a base de sustituir el azúcar o la grasa por otras sustancias menos energéticas  y es en definitiva un alimento procesado con su correspondiente manipulación. En fin, pueden ser un complemento pero hay que procurar que la alimentación de los pequeños sea lo más natural posible y educarlos a comer las cantidades y alimentos adecuados.

 Con respecto a los zumos, siempre se ha dicho que los zumos envasados contienen mucha azúcar y están elaborados a base de concentrado, ¿qué tienen de especial la nueva gama de Zumosol Veggie?

Es que hay muchos tipos de zumos. No hay que confundir los zumos de fruta fresca con los néctares, que sí aportan dosis de azúcar extra o con los zumos obtenidos a partir de concentrado. Un zumo obtenido de fruta fresca como es el caso de los zumos Veggies de Zumosol aporta el azúcar  que aporta la fruta, no más. Hay que recordar que la fruta tiene de forma natural una cierta cantidad de carbohidratos y que por supuesto tiene su energía. Los Veggies tienen la peculiaridad de que mezclan la fruta y la verdura y claro esto tiene sus ventajas a nivel nutricional y organoléptico.

 ¿Para quién está recomendado estos zumos?

En principio para toda persona sana, por supuesto. Es evidente que la fruta fresca es lo más recomendable y nutritivo pero un zumo de calidad puede ser un buena ayuda para que la dieta sea  más completa. No hay que olvidar que el zumo sustituye con ventaja otras bebidas menos nutritivas y sanas. Está especialmente recomendado para niños poco amantes de las frutas y/o verduras, para niños con actividad física intensa, etc.

 Basándonos en su libro Inteligencia emocional, ¿comemos realmente lo que queremos o nos dejamos influir por la publicidad?

No se puede generalizar pero es evidente que la publicidad tiene un peso específico importante en nuestras elecciones alimentarias. Pero no solo estamos influenciados por la publicidad. También influyen otros factores como la economía, el ritmo de vida, la historia familiar e incluso nuestro propio estado de ánimo…..

Cada vez hay más niños que nacen con diabetes, con intolerancia a la lactosa, al gluten, ¿tienes esto algo que ver con la alimentación de la madre?

Son temas distintos con orígenes distintos. Por un lado se diagnostica más, especialmente en los que se refiere a la intolerancia al gluten, y por otro en este tipo de problemas casi siempre hay un cierto factor genético. Ahora bien, es cierto que cada vez es más evidente que la alimentación de la madre es muy importante en la salud global del niño.

Como la lectura o la educación, ¿la buena alimentación es un hábito que se adopta desde pequeños?

Sí, y es muy importante tenerlo en cuenta. Es importante que el niño a partir de los 4 años tenga un buen ejemplo en casa y se le eduque en los parámetros de la dieta equilibrada. No hay que dejar todo en manos de la escuela. La familia es fundamental. Durante la infancia se adquieren los hábitos que constituirán la “normalidad dietética” del resto de su vida. Una infancia con buenos hábitos es dar al niño  un potencial de salud para el futuro.

 ¿Cuáles son esos caprichos sanos que nos cuenta en uno de sus libros?

Son diversos y variados. A menudo pensamos que lo que nos apetece, los caprichos, solo son una porción de energía “engordante” con  buen sabor. Es interesante ver que muchas veces lo que apetece también tiene un alto valor nutritivo. Desde el consabido chocolate hasta las tentadoras aceitunas pasando por el jamón de bellota, el flan de huevo o los frutos secos. Todo tiene su aporte nutricional. Además, el comer de forma equilibrada no está reñido con el placer.

¿Cuáles son los puntos clave para comer con inteligencia?

Pienso que es importante la planificación, la compra adecuada, el ser realista con nuestro tiempo y nuestras aptitudes culinarias y sobre todo ser consciente de que emplear un tiempo en el tema alimentación no es una pérdida de tiempo. Por supuesto, es imprescindible saber más o menos que es comer bien y que es lo que necesitamos.

 ¿Dónde radica el problema de la obesidad infantil? ¿Es realmente alarmante?

Por desgracia sí es alarmante. España tiene unos de los índices de sobrepeso infantil más altos de Europa. El problema es multifactorial. Creo sinceramente que es una mezcla de malos hábitos familiares,  un sedentarismo creciente, un aumento de las actividades ociosas infantiles delante de una pantalla, una oferta excesiva de alimentos energéticos totalmente prescindibles etc. De hecho los padres no lo tienen fácil. El ambiente no invita precisamente a comer de forma equilibrada….

Esmeralda Gomez

Esmeralda Gomez

Comunicación at Signo editores
Periodista todoterreno, especializada en temas de educación e infancia.
Esmeralda Gomez

Latest posts by Esmeralda Gomez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search