Embarazo A

Embarazo y alcohol: ‘No hay excusa que valga’

Hoy en día nadie duda de la importancia de tener un estilo de vida saludable, pero esta realidad resulta especialmente relevante en periodos como el embarazo y la lactancia, ya que los hábitos de la madre en estas etapas juegan un papel esencial en el desarrollo normal del feto.

En este contexto, el consumo de alcohol durante la gestación está directamente vinculado a la aparición de problemas de desarrollo neurológico y psicomotor del niño. La evidencia científica es contundente en este sentido. Como recuerda el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el alcohol es un agente que atraviesa con gran rapidez la placenta, dejando al bebé expuesto a sus efectos nocivos. De hecho, la ingesta de bebidas alcohólicas en este periodo es una de las primeras causas conocidas y prevenibles de malformaciones congénitas.

La gravedad de los daños del alcohol sobre el feto está en función de la cantidad y la frecuencia con que se consume y de la fase del embarazo en la que se produzca este consumo. A estas circunstancias se suman otros elementos de riesgo, como los factores genéticos, el estado nutricional, la salud física y mental de la embarazada, el consumo de otras sustancias o su entorno socioeconómico.

Consecuencias permanentes

A este respecto, Sanidad -que ha impulsado la campaña Si estás embarazada, con el alcohol no hay excusa que valga– subraya que no hay un periodo de tiempo durante la gestación ni una cantidad de alcohol que pueda considerarse segura, por lo que la recomendación es evitar estas bebidas si una mujer está embarazada o en proceso de estarlo.

Y es que los posibles daños del alcohol sobre el desarrollo del feto son variados y graves: abortos, bajo peso al nacer o discapacidades incluidas en el llamado Espectro Alcohólico Fetal, de difícil diagnóstico y cuyas repercusiones Embarazo-alcoholfísicas, intelectuales y del comportamiento perdurarán toda la vida: anormalidades faciales; cabeza pequeña y baja estatura y peso corporal; problemas de coordinación; hiperactividad; bajo cociente intelectual; problemas de corazón, riñones y huesos, poca memoria y dificultades para razonan y comprender…

Tampoco durante la lactancia

Recomendaciones similares pueden ofrecerse en el caso del periodo de lactancia, ya que todo el alcohol ingerido por la madre es transferido a la leche materna y, con ello, consumido por el niño, lo que puede alterar su sueño y su desarrollo motor, interfiriendo en su aprendizaje temprano.

En relación a esto, el Ministerio de Sanidad hace referencia a un “falso mito” sobre que el consumo de algunas bebidas favorece la producción de leche, una creencia que no tiene “ningún fundamento científico” y sobre la que se recientemente se han realizado estudios que demuestran que los niños toman menos leche en las horas siguientes al consumo de alcohol por parte de la madre, e buena medida como consecuencia de una menor producción.

Ante esto, las autoridades sanitarias y los especialistas aconsejan que no se consuman bebidas con contenido alcohólico durante la lactancia y que, si se consumen, la madre no debe amamantar al niño “hasta que el alcohol haya sido eliminado del cuerpo de la mujer“.

Imágenes: morguefile.com y Ministerio de Sanidad (campaña Si estás embarazada, con el alcohol no hay excusa que valga).

 

Eva Cañas

Eva Cañas

Periodista por vocación. Me gusta contar cosas, y si ayudas a alguien con ello, mucho mejor.
Eva Cañas

Latest posts by Eva Cañas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Search